Niño de 12 años abrió una escuela en el patio de su casa para los más pobres

La historia del profe Nico conquistó los corazones de la gente hace unos años. El niño fundó una escuela con la ayuda de su abuela en el patio de su casa, en la que ayudó a estudiantes de todas las edades.

Leonardo Nicanor Quinteros es de un barrio muy humilde de Argentina. En el año 2014, con tan solo 12 años, creó su propia escuela.

Nico, como es llamado por sus seres queridos, decidió empezar un proyecto que se hizo parte fundamental de las rutinas diarias de un grupo de personas de distintas edades.

Todo comenzó cuando uno de sus amigos necesitaba ayuda para hacer las tareas, entonces él decidió sentarse a su lado para asistirlo.

Al otro día volvió a brindarle apoyo al mismo chico. Luego, otros niños fueron en su búsqueda para que el profe Nico los ayudara con las tareas escolares.

Historia Para Ti

Fue así como nació la escuela improvisada a la que llamó «Patria y Unión». Con la misma, Leonardo buscaba ofrecer el apoyo necesario a los niños de su comunidad, para que no repitieran el curso.

La iniciativa de este jovencito tuvo gran éxito. En un momento llegó a tener unos 36 estudiantes en el centro que fue fundado con la ayuda de su abuela Ramona.

Gracias a la ayuda de vecinos y familiares, la escuela logró tener un pizarrón, una biblioteca, registros de asistencia e incluso un botiquín de primeros auxilios.

Nico quería que su escuela se manejara igual que las demás. Por esa razón tenía una oficina de dirección y todos los días antes de clase se escuchaba el Himno Nacional.

La mayoría de los alumnos de Patria y Unidad, fueron niños que buscaban reforzar lo que aprendían en sus escuelas. Sin embargo, cualquier persona podía acudir, sin importar su edad.

Además de buen profesor, Nico era muy atento con sus alumnos e incluso les ofrecía una taza de té en invierno o un vaso de jugo en el verano.

El valioso trabajo de este chico fue debidamente recompensado. Su loable labor le ayudó a conseguir una beca para estudiar educación cuando terminara la secundaria.

Luego de que su historia se hiciera conocida, cientos de donaciones, premios y reconocimientos llegaron para el niño.Sus familiares confían en que el pequeño llegará muy lejos con sus enseñanzas.