Papá llora al ver a su hija dándole su premio al niño con el que compitió en un concurso

En un evento infantil en México, el papá de una niña que ganó un concurso de baile se conmovió hasta las lágrimas.

No pudo contener el llanto mientras miraba orgulloso el gesto de su pequeña con su contrincante.

La niña compitió con otro niño con discapacidad, ambos mostraron su talento al ritmo de la música y ella resultó acreedora del premio.

Sigue leyendo el contenido de este articulo hasta el final donde te dejamos el emotivo VIDEO

Pero cuando recibió el juguete de parte de los organizadores del concurso, no dudó en dárselo al niño que fue su rival después de ver al pequeño y escuchar al payaso.

El evento infantil era animado por los payasos Chilin y Pikin, quienes se encargaron de aportar alegría y humor, en el momento de la competición de baile dos niños subieron al escenario para concursar.

Uno de los competidores era un pequeño con una condición especial, su discapacidad no le impidió disfrutar del baile en el que junto a la niña dio lo mejor de sí, ambos sorprendieron gratamente al público que aplaudía complacido al verlos.

Aunque ambos hicieron una actuación maravillosa, el concurso exigía que eligieran a un solo ganador que sería elegido según los aplausos del público.

Uno de los payasos se dirigió a los espectadores para pedirles que aplaudieran a cada uno de los participantes.

La niña, llamada Alexa, resultó ganadora, y le dieron un poster de los payasos que animaban el evento infantil y una espada luminosa de juguete.

Ella agradeció el premio, pero cuando se percató de que el niño que compitió junto a ella no había recibido nada, se acercó para entregarle el juguete.

Uno de los payasos hizo énfasis en que el niño no tenía premio, incitándola a compartir el suyo y ella no lo pensó dos veces.

Sin duda, los niños enseñan muchísimo, ella a su corta edad tuvo más sensibilidad que los adultos al tomar en cuenta cómo se podría sentir su compañero al no recibir un detalle por haber participado.

Les correspondía a los organizadores del concurso hacer que la celebración después del concurso pudiera ser disfrutada por ambos participantes en igualdad de condiciones.

Hay muchas circunstancias de la vida que surgen y enseñan a corta edad a lidiar con la frustración, el fracaso y las situaciones adversas, así que no es necesario propiciarlas para “educar” en este sentido a los niños.

Es más fácil cuidar los sentimientos de los pequeños, que reparar las heridas de la infancia que salen a relucir en los adultos.

El padre de la niña rompió en llanto a ver lo que hizo, el payaso respondió:

“Lo que acabas de hacer a la gente que está aquí se le queda guardado en el corazón. Es mejor compartir”.

Alexa abrazó al payaso y este le dijo: “Y recuerda algo, Chilin y Pikin, siempre van a ser tus amigos”.

Alexa aparece con una espada luminosa en sus manos, finalmente, ambos niños tenían un regalo de parte de los payasos.

EL PAPÁ DE ALEXA SE CONMOVIÓ MUCHO CON LA REACCIÓN DE SU PEQUEÑA HIJA

El vídeo de la emotiva escena fue difundido en las redes alcanzando más de 10 millones de reproducciones en TikTok.

Algunas personas comentaron admirando al padre de la niña. “Llora porque sabe que está haciendo un buen trabajo como papá”, dijo un usuario de las redes.

“En los ojos de ese papá existe noble, trasmite tanta ternura que es imposible que su hija no la tenga”, comentó otra persona.

La empatía y sensibilidad de los niños es incomparable, todos nacen con un corazón repleto de nobleza.

Ellos siempre tienen una mirada compasiva ante el sufrimiento de los demás, intentan consolar, proteger, ofrecer cariño y aliviar el dolor.

A pesar de que somos quienes les enseñamos a los niños, hay infinitas lecciones que podemos aprender de esos seres cándidos e inocentes.

Si los niños crecen en un entorno en el que se cultiven día a día los valores y desde el ejemplo, sus cuidadores promuevan la solidaridad, esos niños serán adultos compasivos, generosos y comprensivos.

Desde el público, el padre de Alexa no podía contener las lágrimas al ser testigo de un gesto de amor y empatía de su hija hacia el niño que fue su rival en el concurso de baile. Se sentía muy orgulloso de ella, nunca olvidará ese día.